Italia – ¿Cómo enamorarse de las Cinque Terre?

Tal vez a muchos les pasó como a mi. Las Cinque Terre fue el lugar que puso en jaque mi expectativa con la realidad. Si me dejaba llevar por las imágenes de colores saturados que veía pasar en las redes sociales, no habría segunda oportunidad para este apiladito de casas con sello italiano. Agradezco haber tenido esa primera impresión porque fue un lugar que había decidido conocer durante dos días, tiempo suficiente para revalorizar lo que estaba viendo. 

Entonces…

¿Cómo enamorarse de las Cinque Terre?

Me costó dos días enamorarme de Cinque Terre. El primer día que las visité por tierra, dije… ¿era esto? y me quedé pensando, pero también observando. El segundo día que navegué su costa, me enamoré. Pero no porque se trataba de un tour de navegación por el azul profundo del Mar Mediterráneo, sino que con otra perspectiva entendí por qué Cinque Terre es especial.

Cinque Terre es la naturaleza domada por la mano del hombre, y es la belleza de su aislamiento geográfico. Es la Italia al natural: agua, roca, sol, vino, olivos, y mucho trabajo. Hace miles de años que los habitantes de estos pueblos mantienen en condiciones adecuadas las laderas aterrazadas para cultivo. Desde el mar se hace más fácil ver esos kilómetros de piedras superpuestas, una por una, algo muy artesanal. Este legado, que aún se sigue practicando, es lo que le valió a Cinque Terre la inclusión en lista de Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO.

El secreto es disfrutar Cinque Terre tal como es. Bien clarito, Cinque Terre significa Cinco Tierras, y visitamos cada una:

Monterosso al Mare

Fue el primer pueblo que conocimos. Es el más antiguo de todos, el más austero pero con la mejor playa, y con vistas más amplias dado que las casas no están tan apiladas.

Monterosso al Mare desde un mirador de acceso peatonal

Monterosso al Mare

Como nuestro grupo estaba compuestos por diferentes edades y posibilidades de esfuerzo, allí fue donde nos dividimos en dos: los que queríamos llegar a Vernazza caminando a través del sendero de montaña y los que preferían llegar cómodamente en tren.

Senderismo, entre el cielo y el mar

Son varios los senderos que unen pueblo con pueblo, y durante siglos, fue la única manera en que se encontraban conectados, y es una de las actividades turísticas más divertidas para conocer Cinque Terre.

Así se veía Monterosso al Mare mientras nos internábamos en el sendero.

Monterosso al Mare en la primera parte del sendero hacia Vernazza

Chau Monterosso al Mare

El terreno es de montaña, pedregoso, a veces escalonado, a veces flojo. Angosto y de doble mano, gente que va hacia Vernazza y gente que viene de allí. Pausado, e hidratado, es una actividad que se puede sobrellevar aunque tengas poco entrenamiento.

Básicamente te convertís en un dron porque subís y subís, y las bajadas parecen ignorar el camino. Pero desde arriba las vistas son soñadas.

Subimos lindo….

Después de 2 horas el premio empieza a asomar… ¡Hola Vernazza!

Y seguimos subiendo…

Hola Vernazza. “La Perla de Cinque Terre”

Vernazza, la perla de Cinque Terre

 

Vernazza

Al fondo de la foto se puede ver el sendero por el que se arriba a Vernazza, el color del agua es así de transparente, y los clavadistas que van trepando la piedra y preparándose para una zambullida.

Vernazza

Almorzamos en Vernazza. Por suerte el grupo que había llegado en tren, se anticipó en solicitar una reserva en la Pizzería Baia Saracena (Baia se escribe así, no es falta de ortografía). Es el primer puesto pegado a la costa, con una vista hermosa, y comimos bajo la sombra codiciada de un techo de sombrillas.

Un plato así, sin bebida 14 euros

Podríamos haber seguido haciendo senderismo desde Vernazza a Corniglia, que era uno de los pocos tramos abiertos, ya que la conexión más famosa entre pueblos conocida como Via dell’Amore que une Manarola con Riomaggiore estaba cerrada por derrumbes. Además aún faltaban 3 villas más por recorrer, no sabíamos cuánto nos podría llevar y decidimos continuar en tren.

Corniglia 

Es el único de los pueblos que no toca el mar. Se encuentra en lo alto del acantilado y se accede a través de una escalinata de 365 escalones. Para llegar habíamos pensado en usar el servicio de buses incluidos en la Cinque Terre Card. Esperamos 10 minutos al sol, llegó un minibus lleno de gente con valijas y fue imposible subir. Abortamos la misión de conocerlo, pero de todos modos veríamos este pueblo a lo lejos y al día siguiente, desde el mar. Besito hacia Corniglia y volvimos a la estación de tren para continuar hacia Manarola.

Manarola

Manarola desde su mirador.

Probablemente lo divertido entre estos pueblos hubiese sido caminar la Via dell’Amore, pero a falta de senderos cada una de ellas tienen miradores desde donde podemos verlas en otra perspectiva.

Riomaggiore

Riomaggiore

Riomaggiore

Ahora les cuento la info práctica para el paseo:

¿Por qué compramos la Cinque Terre Card?

Cinque Terre Card.

La compra de esta tarjeta nos permitía tener:

Acceso al tren regional: Para subir y bajar en cada pueblo, las veces que queríamos. Hay controles en cada estación y vi cómo hacían las multas. Las cabeceras incluidas en esta tarjeta son La Spezia y Levanto.

Acceso al Parque: Para hacer el senderismo entre Monterosso al Mare y Vernazza. Hay una garita en la entrada a este camino donde se presenta la tarjeta.

Uso de baños en forma gratuita: Estos baños están en las estaciones de tren, y considerando el cambio para nosotros, mejor que esté incluido sino es el “pichín” más caro de tu vida.

Uso del servicio de buses ATC dentro del parque: Pensábamos usarlo para subir a Corniglia pero ya saben qué pasó.

¿Dónde y cómo validar la tarjeta?

En la Plataforma 1 de la estación de tren de La Spezia Centrale, se encuentra la oficina donde compramos la Cinque Terre Card.

Si tenés intenciones de llegar temprano a la primera ciudad de Cinque Terre que quieras visitar, tenés que considerar que la espera para comprar la tarjeta es de 1 hora como mínimo. ¿Por qué? Porque hay 2 empleados atendiendo y se toman el trabajo de explicarle a cada turista cómo funciona la tarjeta, los servicios incluidos, y toda información que le consulten. “Ommm”.

La tarjeta se tiene que validar antes de tomar el primer tren y por única vez. En la misma plataforma donde se encuentra la oficina de ventas de las tarjetas, hay unas maquinitas sobre columnas en las que se deben pasar estar tarjetas.

Dónde informarse el estado de los senderos: Acá

Dónde informarse sobre los precios de la Cinque Terre Card: Acá

Al día siguiente hicimos la ¡navegación por la costa de Cinque Terre!

2 pensamientos sobre “Italia – ¿Cómo enamorarse de las Cinque Terre?

  1. Pingback: Itinerario de viaje de 30 días por la bella Italia - Mis Lugares

  2. Pingback: Italia - Navegación privada por la Costa de Cinque Terre - Mis Lugares

Deja un comentario