Italia – Montalcino, Pienza, y Montepulciano.. ciudades toscanas perfectas

En general todas las ciudades enclavadas en la región de la Toscana son encantadoras, tanto por su historia, su arquitectura y el color de sus piedras, como por sus pintorescas y originales celebraciones. También nos conquistan con los productos regionales, pero es tanto o más encantador el paisaje que las abraza, la Toscana misma.

Un paisaje más de la ruta

Mientras viajábamos entre ciudad y ciudad me preguntaba ¿por qué es tan lindo el paisaje Toscano? Yo creo que el secreto está en la perfecta armonía que existe entre la naturaleza y el trabajo del hombre. Es la composición respetuosa de las colinas suaves, el verde de los campos de cultivo, las plantaciones equidistantes de los viñedos, las casas rodeadas por manchones de cipreses, que convirtieron este paisaje en un ícono de la Toscana. A lo largo de los siglos fue representado en miles de obras de artistas renacentistas, logrando que este paisaje del Valle de Orcia fuera declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en el año 2004.

¿Qué ver en Montalcino? 

Montalcino es sinónimo de vino. El don más valioso que tiene esta localidad es estar asentada sobre un viñedo, siendo uno de los vinos más afamados de Italia el Brunello de Montalcino.

El nombre Brunello es la manera en que se conoce a las uvas Sangiovese. El proceso de envejecimiento es de 5 años, y al menos 3 años tiene que estar en barricas de roble antes de ser embotellado.

Según el crítico de vinos canadiense Dan Hertz, el Brunello es un vino con aromas “envolventes” – “a tierra, setas, cerezas, ciruelas, flores, café, regaliz y chocolate”. Es un olor, dice, que “hace que uno se ponga a pensar”.

Después de la Segunda Guerra Mundial, la población de la región bajó de 10.000 a 2.000 habitantes, obligados a abandonar el pueblo en busca de trabajo en las ciudades. Para aquellos pocos que se quedaron el Brunello fue la salvación y el motivo para quedarse. 

Llegamos muy temprano por la mañana y llovía, las calles estaban muy tranquilas, y la gente local parecía que no estaba muy apurada por salir de las murallas. Seguramente la actividad de la vida cotidiana se concentra en la Piazza del Popolo, y en las enotecas que demuestran que el Brunello de Montalcino es el fuerte de esta localidad.

Piazza del Popolo y la Torre reloj del Palacio dei Priori, sede el Ayuntamiento.

Las enotecas de Montalcino en la Piazza de Giuseppe Garibaldi

¿Qué ver en Pienza? El pueblo ideal 

Comenzando con lo que describía al principio, este es otro de los pueblos emplazados en el Valle de Orcia, pero antes de poner un pie adentro del pueblo, hay un camino exterior que andándolo se pone cada vez mejor. Es un verdadero balcón a la Toscana.

En sus principios este era un simple pueblo emplazado en una colina del valle llamado Corsignano, pero Pienza es el resultado de lo que pasó después. 

Fue en 1459 cuando el humanista Eneas Silvio Piccolomini, ya convertido en el Papa Pío II, visitó su pueblo natal Corsignano, y lo encontró sumido en una pobreza extrema. Decidió entonces hacer de su centro histórico el modelo de la ciudad ideal, es decir, un ambiente que reuniera ciertas características para que la vida del hombre pudiera desarrollarse teniendo en cuenta su bienestar físico, y sus necesidades sociales, además de convertirlo en su residencia de verano.

La planificación de la ciudad estuvo a cargo del arquitecto Bernardo Rossellino, que pudo avanzar poco por el fallecimiento repentino del Papa Pío II. No obstante el proyecto quedó concentrado alrededor de la plaza, siendo hoy uno de los espacios más pintorescos que tiene.

Duomo y Palacio Piccolomini

El Duomo Santa María Assunta es de entrada gratuita, y se encuentra junto al Palazzo Piccolominiresidencia principal de esta familia. Fue realizado por León Battista Alberti, arquitecto y secretario personal del Papa Pío II. Curiosamente el pozo de agua, que debía haberse instalado en el centro de la plaza, fue adosado a este palacio por el arquitecto Rossellino para remarcar cuál era el edificio más importante de la plaza. De esta manera, sugería o reafirmaba (según cómo se mire) que el palacio de la familia del pontífice se encontraba por encima del poder municipal.

Interior del Duomo

Frente al Palazzo Piccolomini se encuentra el Palazzo Borgia y en frente, el Palazzo Público

El Palazzo Borgia es el lugar donde se alojaban los obispos que viajaban a Pienza, y actualmente es el museo de la catedral y sede del museo diocesano. Por último el Palazzo Comunale (Ayuntamiento) tiene su torre de ladrillo claramente más baja que la de la catedral, para simbolizar que la iglesia tiene un poder superior. 

Si creen que la calle principal se llama Pío II… ¡Están equivocados! Se llama Corso il Rossellino, como su arquitecto, y une en 350 metros dos puertas de la ciudad: Porta al Prato y Porta al Ciglio.

Porta al Prato y puerta por donde ingresamos a Pienza.

Había sobrado algo de los salamines de San Gimignano y tuvimos la hermosa idea de llevarnos algo típico de Pienza, y que combinaba a la perfección: el queso Pecorino de Pienza. Es un queso de oveja, y la leche que se utiliza para hacer el queso tiene las características especiales que le da el suelo sobre el que pastorean, resultando frutado y floral. No soy gran catadora pero me encantó. 

Almorzamos en la Pizzería Pummarò. Un lindo lugar de Pienza y una de las pizzas tanas más pasables de todo el viaje por Italia. Con la panza llena partimos hacia Montepulciano

“La pizza si fa non si cuccina”

¿Qué ver en Montepulciano?

Es seguir en la frecuencia de un paseo que no tiene desperdicio. Así lo vimos antes de llegar: 

Montepulciano sobre la colina

Me encantó leer sobre la historia de Pulcinella, uno de los personajes de la comedia italiana, y buscar entre los tejados de los edificios de Montepulciano su figura que golpea la campana cada hora.

Sobre la Torre di Pulcinella, a 200 metros desde Porta al Prato

Pulcinella es un personaje napolitano capaz de representar la dualidad, es decir, puede ser cómico y trágico, rico y pobre, ingenuo y astuto, y como buen napolitano se las arregla siempre para “levantarse de las cenizas” siendo capaz de realizar cualquier trabajo, inventarse uno para sobrevivir a cualquier situación. Fue un personaje interpretado en varios países, y es Mr. Punch en Inglaterra, Don Cristóbal en España, Polichinelle en Francia, y así … No sé exactamente que tiene que ver con Montepulciano, pero si alguno se pregunta ¿qué hace ahí arriba ese hombrecito blanco? ya saben quién es y que llegó hasta ahí por orden de un obispo de Nápoles. 

Desde el ingreso por Porta al Prato, además de encontrar a Pulcinella a 200 metros, se abren sobre la Vía del Corso, una variedad de negocios de artesanía, comida, e iglesias.

Otras calles bajan al balcón de la toscana. 

Comenzamos el descenso (porque hay que animarse, todo lo que baja después ¡sube!) para curiosear qué era ese manchón verde que se dejaba entrever y eccolo qua:

Uno de los puntos más reconocidos de Montepulciano, es Piazza Grande. Es tal vez la película Twilight (Crepúsculo), la responsable de haber llevado a la pantalla grande la imagen del Palazzo Comunale o Ayuntamiento del Siglo XIII, y que recuerda al Palazzo Vecchio de Florencia.

Palacio del Ayuntamiento y fondo de la escena clave de la película Twilight

La fuente con los dos leones que sostienen el escudo heráldico de los Médici

Esta plaza es también el centro de la ciudad y además la zona más alta, por lo que llegar hasta ahí es un esfuerzo en subida para los turistas, y una geografía especialmente aprovechada para la fiesta medieval Bravio delle Botti. Algo similar al Palio de Siena, es una competencia medieval entre contradas, donde ocho parejas representan un barrio de la ciudad. La carrera consiste en empujar cuesta arriba desde la Columna del Marzocco (a metros de la entrada de Porta al Prato), un tonel de 80 kilos durante un recorrido de 1800 metros hasta llegar a la Piazza Grande. La gracia está en la dificultad del terreno, que hace que sea prácticamente imposible llevar el tonel derecho, y muchas veces se terminan chocando entre las parejas.

Fiesta Bravio delle Botti
Crédito: turismotoscana.es

Todo tiene su motivo, y es que de Montepulciano sale el famoso vino Nobile. El Nobile de Montepulciano, al igual que el vino Brunello de Montalcino, es elaborado a partir de la cepa Sangiovese, con la diferencia que es atenuado por otras dos cepas en poca cantidad, y se conserva dos años en barrica.

Es una muy linda ciudad para andar y terminar el día sin apuro, divirtiéndose con la fotografía y los productos regionales, encontrando la belleza en lo simple.

3 pensamientos sobre “Italia – Montalcino, Pienza, y Montepulciano.. ciudades toscanas perfectas

    1. Lorena Martinez Autor del artículo

      Gracias Kari por dejar tu comentario!!! Me alegra que te haya tentado conocer estos pueblos del corazón de la Toscana. 🙂 Besos!!!

  1. Pingback: Itinerario de viaje de 30 días por la bella Italia - Mis Lugares

Deja un comentario