Italia – San Gimignano, y sus rascacielos medievales

Encerrada entre murallas el ambiente medieval de San Gimignano sigue intacto, y es su silueta en el horizonte la que conquista el deseo de conocerla. 

Es bien sabido que San Gimignano es conocida como el Manhattan del medioevo, y hay una explicación. Tiempo atrás esta pequeña ciudad contaba con 72 torres ¿rascacielos medievales? Parece que querían conquistar el cielo. Como si se tratara de una competencia entre familias de clase alta, las torres eran construidas para demostrar quién tenía más poder y riqueza, y la clave que reflejaba el status era la altura de su torre.

Así se asoman las torres cuando caminamos por la calles de San Gimignano

Curiosamente cuando a Minoru Yamasaki le ofrecieron hacer el World Trade Center en Nueva York necesitaba inspiración para resolver su proyecto. Para distinguirse quería construir la torre más alta pero… ¿cuánto podría durar ese puesto? Entonces, viajó a Italia y visitó San Gimignano. Ahí descubrió la gran revelación: dos torres iguales, “las torres gemelas”. 

Actualmente se conservan sólo 14 torres. ¿Que pasó con las otras 58? Por un lado leí que algunas de ellas fueron derrumbadas porque sus cimientos eran débiles, y otro motivo tuvo que ver con su historia. 

Todo comenzó con un asentamiento etrusco en el Siglo III a.C, y al encontrarse ubicada sobre la Vía Francígena, que era la ruta europea por la que transitaban los peregrinos que iban hacia Roma, enriqueció a las familias nobles de la ciudad. Así fue que para demostrar su fortuna construían torres, una más alta que la otra, pero aludiendo también que la altura tenía funciones defensivas. Cuando llega la peste en el Siglo XIV, la ciudad pierde gran parte de su población, entra en un declive difícil de detener y cae bajo el dominio de Florencia. Así, San Gimignano se hundió en la pobreza y en el abandono. En la bolsa cayó también la falta de mantenimiento de las torres, por eso se vieron en la obligación de derrumbar alguna de ellas, pero otras sufrieron el poder de los florentinos que ordenaban su destrucción.

Una vuelta por San Gimignano

Después de cruzar la Porta San Giovanni, adiós mapas y a levantar la cabeza para ver las torres porque la calle nos lleva directamente al centro del “universo sangimignano”. En el trayecto de 300 metros hasta llegar a la Piazza della Cisterna sentí que había valido la pena llegar a San Gimignano, aún en esa tarde de lluvia.

Llegábamos al corazón de la ciudad: la Piazza della Cisterna rodeada de detalles que paso a contar:

View this post on Instagram

Esta es la Piazza Della Cisterna, el corazón de San Gimignano 🇮🇹 Es tremendamente hermosa y con lluvia tiene un color especial. . Se ven las viviendas de piedra y angostas, pegaditas una al lado de la otra pero … originalmente estaban separadas por el espacio de un ladrillo. 🤔 . Resulta que el vecino que ya tenía construida su vivienda, no quería que el nuevo vecino levantara su edificación sobre su propia medianera. O ¿a caso quería ahorrarse material y mano de obra? 🤨 A ese espacio que quedaba entre ambas viviendas se le llamó “vicoli dei malvicini” o callejón del mal vecino, e indicaba la presencia de un vecino antipático. 😤Actualmente se puede ver que esos espacios ¡fueron rellenados! . . #italy #tuscany #sangimignano #medieval

A post shared by mis lugares blog (@mislugaresblog) on

En el centro de la piazza está el antiguo pozo o cisterna de donde la población solía tomar el agua, y de ahí toma el nombre la Piazza della Cisterna. El papá de un amigo, Rubén Zunino – fanático de Italia, me habló de esta ciudad y me dijo que cuando estuviera en San Gimignano me fijara especialmente en un detalle, y estaba fascinada con descubrirlo con mis propios ojos. En el borde interno de la cisterna están las piedras gastadas, son los surcos hechos del roce de las cadenas que subían los baldes llenos de agua.

En la plaza hay también una fila larga de personas, que seguro es tan permanente como cualquiera de las torres, esperando tomar el helado de la Gelateria Dondolique durante varios años ganó campeonatos italianos y menciones de excelencia por ser el mejor helado del mundo.

A su alrededor hay más torres. Una de ellas es la llamada Torre dei Diavolo cuyo nombre está ligado a la leyenda que cuenta que su dueño, al regresar de un viaje, se sorprendió al ver que la torre parecía más alta y creyó que había sido obra del diablo.

Torre del Diablo
Crédito: Wikipedia

A pocos metros se encuentra la Piazza del Duomo y la Iglesia Colegiata de Santa María Assunta (el Duomo).

Iglesia Colegiata Santa María Assunta (Duomo) y la Torre Grossa

Al lado del Duomo se encuentra el Palazzo Comunalesede del poder municipal desde el siglo XIII, y del acceso a la Torre Grossaque con 54 metros de altura es la más alta de la ciudad. 

Frente al Duomo se encuentra el Palazzo Podestà que era la antigua sede del alcalde del pueblo. Está acompañado por la Torre Rognosa que es la más antigua, se usó como prisión, y es la segunda torre más alta después de la Torre Grossa

A su alrededor se levantan varias torres, de las cuales hay un par de ellas que son gemelas y pertenecían a la familia Salvucci

Crédito: Wikipedia

Antes de traspasar las murallas para regresar a casa, nos hicimos de unos productos locales a los que ya les habíamos echado el ojo cuando llegamos.

¡Qué bien te recordamos esa noche San Gimignano!

¿Dónde estacionar fuera de la ciudad amurallada?

Hay por lo menos cuatro parkings pagos, aunque los dos más cercanos a la Porta di San Giovanni son el P1 y el P2.

Esto era sólo el comienzo del camino por los paisajes toscanos, porque al día siguiente visitaríamos Montalcino, Pienza, y Montepulciano.

Deja un comentario