Italia – Entre los restos de Pompeya

¿Qué vemos cuando visitamos Pompeya? Cuando visitamos Pompeya tenemos la posibilidad de volver a caminar por los restos de una ciudad recuperada que cuenta cómo era la vida hace 2000 años atrás. Fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1997.

(a falta de gorro…)

En esa foto estoy cruzando por uno de los pasos peatonales de Pompeya, y me imagino a esta ciudad con sus familias, negocios, colegios, y templos, todos condenados a un final cruel. El 24 de Agosto del año 79 d.C. se paró el corazón de Pompeya. El Vesubio explota levantando una columna de humo y polvo de 30 kilómetros de altura que llega a oscurecer el cielo durante tres días. Cenizas y piedra pómez llueven ininterrumpidamente sobre esta ciudad y otras poblaciones a su alrededor como Herculano, provocando el derrumbe de los tejados de las viviendas y sumándose lo peor, una especie de gases volcánicos calientes y materiales sólidos calientes (característico de ciertos volcanes) que alcanzaban temperaturas de 400 grados, y que borraron todo rastro de vida de estas ciudades. De esta manera, todo lo que esta civilización había construido desde sus orígenes desde el siglo VI a.C, el Vesubio lo había sepultado. Si bien se hicieron intentos de recuperar algunos objetos, fue recién en el 1748 (¡pasaron más de mil seiscientos años!) que el rey de Nápoles Carlos III de Borbón dio inicio a la exploración del sitio, que incluso habían olvidado el nombre. 

¿Por dónde comenzar el paseo? A metros de la entrada de la Puerta Marina (una de las entradas principales de Pompeya) hay un edificio llamado Antiquarium que funciona como visitor center.  Además de exhibir objetos rescatados de la ciudad, pasan un video representado cómo eran los edificios, las casas, los templos, desde sus orígenes hasta el momento de la erupción del volcán. Yo lo descubrí al final pero les recomiendo comenzar por ahí para ayudar a la imaginación a darle sentido a lo que vemos mientras caminamos por Pompeya.

En ese mismo edificio hay tres figuras que muestran cuerpos enterrados por las cenizas. Hay muchas figuras más que son conservadas en diferentes locaciones del complejo, y es de destacar la técnica implementada de yeso líquido vertido en el hueco dejado por los cuerpos en la ceniza, con la que pudieron recuperar la posición de las víctimas en ese último instante antes de morir.

En el Auntiquarium

Muy cerca del Antiquarium y siguiendo por la Via Marina se llega al Foro, que como pasaba en Roma, era el centro de la vida diaria de la ciudad y estaba compuesto por los edificios públicos para la administración de la ciudad, de la justicia, las actividades comerciales, mercados, y principales lugares de culto. Nada muy distinto a nuestros actuales centros comerciales, y eso que pasaron 2000 años.

Vista parcial del Foro. En el fondo está el Templo de Júpiter y más atrás la silueta del Vesubio.

Llegando al Foro por la Via Marina el primer edificio importante, y que parte de él sigue en pie, es el Templo de Apolo, uno de los lugares de culto pompeyano más antiguo y más importante porque Apolo era la deidad protectora de Pompeya, era el dios que gobernaba la armonía, y el equilibrio. La elección de este dios hace referencia a la presencia griega y etrusca en la región. Perdió importancia cuando levantaron el Templo de Júpiter.

Interior del Templo de Apolo.

Del otro lado del Foro, la calle Via Marina se llama Via Dell’Abbondanza y ambos lados de la calle hay una sucesión de casas particulares, algunas más restauradas que otras, y de diferentes dimensiones lo que respondía a la importancia de la familia en la ciudad. Uno de los detalles que resaltan es la presencia del agua en la vivienda, y los que no tenían esta posibilidad (que eran la mayoría) tenían que ir a buscarla a unos aljibes ubicados en intersecciones importantes de la ciudad.

En el piso el pozo para juntar el agua de lluvia.

Era la moda tener mascotas y el perro era la preferida, tanto que los representaban en mosaicos que además funcionaban como cartel de advertencia a los intrusos, sin ir más lejos es nuestro actual “Cuidado con el perro”.

Había una cantina cada 85 habitantes, y una muy famosa sobre la Via Dell’Abbundanza llamada Thermopolium de Asellina. Probablemente su fama se debía más a la calidad de sus mujeres que a la de los caldos y bebidas frías que ofrecían. El nombre del lugar y de las mujeres que atendían lo descubrieron por el cartel electoral que está en la puerta de la cantina, en el que “ellas piden” el apoyo del pueblo con su voto a favor de un candidato que pretendía un puesto municipal. Es un testimonio claro que comunica que el vino y la política iban de la mano.

Una demostración de lo que hago con el mapa y el librito que nos dan en la entrada para poder hacer un recorrido por cuenta propia. Para entender Pompeya primero hay que leer algo o hacer una visita guiada, sino ya sabés… te sacás esta foto. Algunos la van a entender 🙂

El final de la calle nos conduce al Anfiteatro, que como todas las ciudades romanas Pompeya también tenía el suyo. Era el lugar donde se exhibían los combates entre gladiadores, pero la particularidad de este anfiteatro es que es el más antiguo entre los conocidos en el mundo romano. 

Se encuentra ubicado en una zona periférica de la ovalada Pompeya para facilitar el desplazamiento de un número considerable de personas, tanto de la ciudad como de los alrededores. Como anécdota se cuenta que en el 59 d.C. ocurrió un acontecimiento que requirió la intervención del Emperador Nerón. Durante un espectáculo de gladiadores, los espectadores se enfrentaron en una violenta y sangrienta lucha en la que muchos murieron y Nerón ordenó la clausura del anfiteatro por diez años, pero la orden fue revocada en el 62 d.C después de que un grave terremoto sacudiera la ciudad. Un poco más actual, en el 2016 hubo una exposición fotográfica dedicada a Pink Floyd que tocó ahí en 1972. 

Después del terremoto del 62 d.C los gladiadores recibieron un espacio donde realizar sus prácticas y que formaba parte del complejo del Teatro Grande y el Teatro Pequeño o Odeion, y está ubicado cerca del Foro (de regreso hacia la Puerta Marina). Las funciones eran gratuitas y patrocinadas, y quien corría con los gastos era generalmente un político que buscaba la reelección (cualquier parecido con la realidad, es pura coincidencia).

Al fondo se ven las gradas del Teatro Grande

Teatro Grande

El área arqueológica de Pompeya tiene 66 hectáreas, de las cuales sólo unas 45 fueron excavadas. Nosotros recorrimos una parte que fue desde la Puerta Marina hasta el Anfiteatro y lo que había alrededor, en un tiempo de poco más de 3 horas que con el mapa y el librito se puede ir haciendo por cuenta propia. Hay mucho más para recorrer pero considero que para eso es necesario contar con un guía que facilite la interpretación de las ruinas, porque sino vamos a percibir más de lo mismo.

¿Cómo comparar las entradas para visitar Pompeya? Compramos online la opción Pompeii Skip The Line de €20 por persona que sirve para no hacer fila para entrar. La entrada común sale €11, y cualquiera de las dos opciones no requieren selección de horario, sino que sea utilizada durante el día.

Nosotros fuimos en el horario después del almuerzo y en Puerta Marina que era la puerta que indicada en la entrada (Pompeya tiene muchas puertas), no había nadie. Peeero, vaya uno a saber con qué se encuentra ese día. Lo cierto es que por la tarde no nos cruzamos con demasiados grupos y fue una caminata placentera, casi en silencio. En la misma entrada nos entregaron este mapa que muestro a continuación y la guía impresa. La ciudad de Pompeya es ovalada y está dividida en nueve regiones, y a su vez cada región tiene números que indican lo que se está viendo. Sabiendo región y número se busca en la guía impresa y leen el texto. Toda esta información también se puede descargar desde el sitio oficial de Pompeya.

Mapa y guía impresa que entregan en la entrada para realizar recorridos por cuenta propia.

TEMA ROPA: Si visitaste el Vesubio por la mañana, entonces ya estás preparado para esta caminata, si no al menos tené en cuenta que el calzado deportivo es ideal porque las calles son bloques de piedra gigantes y la superficie es irregular. En Pompeya todo es piedra, así que mejor estar frescos, gorrito y agua. Consejos de abuela.

2 pensamientos sobre “Italia – Entre los restos de Pompeya

Deja un comentario