Ciudad de Buenos Aires subterránea – Línea D

Venía embalada de visitar el arte en los andenes del subte de la Línea B, y combiné con la Línea D para hacer el tramo de regreso desde las estaciones Catedral hacia Congreso de Tucumán. La Línea D tiene un recorrido estratégico para hacer turismo en Buenos Aires, lo cual combinado con el arte que podemos ver en sus estaciones la convierte en un imperdible de la ciudad. Empecemos a recorrerla.

Sin dudas, la estación Catedral tiene sobre su cabeza una gran cantidad de sitios de interés turístico e histórico. ¿Hace cuánto tiempo que no entrás a la Casa Rosada, o al Cabildo? ¿Pensaste que la Plaza de Mayo podría ser el kilómetro cero de todos los circuitos turísticos? ¿Observar la ciudad desde un mirador? También podés tomar el Bus Turístico, y recorrer la Ciudad de Buenos Aires en un día.

Otra de las estaciones que visité haciendo turismo en Buenos Aires fue la estación Tribunales para hacer la visita guiada al Teatro Colón. Callao, la siguiente estación, es imperdible para hacer un paseo cortito por el Palacio de Aguas Corrientes. Ni te imaginás cómo es por dentro.

Al llegar a Pueyrredón se abre un gran panorama de paseos, porque a sólo 15 cuadras de esta estación se encuentra el barrio de la Recoleta, y su avenida más paqueta: Alvear. También se pueden hacer las visitas guiadas y gratuitas en el Cementerio, uno de los más importantes del mundo junto con el de París, en el que se pueden conocer las historias de amor, odio, y venganza que sucedieron a través de las últimas décadas. ¿Sabías que la plaza que habitualmente llamamos Plaza Francia, es en realidad Plaza Torcuato de Alvear?  

Hasta acá no es que me olvidé de los murales del subte de la Línea D, sino que en su mayoría son murales cerámicos que en verdad mucho no me atraen, pero es a partir de la estación Plaza Italia que les comienzo a encontrar un poco más de sentido. En esta estación los techos y columnas fueron intervenidos por artista Marino Santa María, imponiendo una temática natural en referencia al Jardín Botánico y al jardín Zoológico, ambos lugares cercanos a la salida de la estación. Este artista, cuyos trabajos me gustan cada vez más, hizo un excelente trabajo en la estación Carlos Gardel de la Línea B, y en la cabecera de la Línea H en la estación Las Heras.   

En el vestíbulo están las obras “La visita del Gobernador a la misión de San Ignacio Miní”, “Casamientos colectivos en San Ignacio Miní” y “El besamanos de los caciques”. Estos murales cerámicos fueron diseñados por la pintora francesa Leónie Matthis, y fabricados por Cattaneo y Cia. (como varios de los murales que encontramos en otras estaciones). Con 29 años esta señora se instaló en la ciudad de Lavallol (Pcia. de Buenos Aires), donde comenzó a pintar sobre la época colonial en Argentina. Sus obras son recuerdos a los que podemos recurrir para retratar nuestra historia, y conectarnos a esa época. Algunas de sus obras las podemos encontrar en el Museo Histórico Cornelio de Saavedra. Estas imágenes son un lindo recuerdo para quienes visitamos las Ruinas de San Ignacio en la Provincia de Misiones.

Estación Plaza Italia – Subte Línea D – zona vestíbulo. Esta obra se llama "La visita del Gobernador a la misión de San Ignacio Miní", "Casamientos colectivos en San Ignacio Miní" de Leónie Matthis, una de las primeras mujeres en ser admitidas en la Academia de Bellas Artes de París. Era una pintora francesa enamorada de los paisajes y la vida colonial de nuestra tierra. Vino a vivir a nuestro país junto a su marido (también pintor y español) y se instalaron en Lavallol. Juntos recorrieron Latinoamérica, de donde nació su deseo de recrear los paisajes y situaciones de la vida cotidiana que retrató en sus obras. Particularmente salí del andén del subte para ver esta obra porque me recuerda a la visita que hicimos a las #ruinasdesanignacio en Misiones. #subte #arteenlaciudad #turismoenbuenosaires

A post shared by Mis Lugares Blog (@mislugaresblog) on

Al bajar la escalera mecánica quedé frente a la obra “La descarga de los convoyes” de Quinquela Martín, que se ubica sobre el suelo del andén. Es una imagen típica de su arte, muy relacionada a los puertos. Benito fue adoptado por una familia de La Boca cuando tenía 6 años, y dada la situación económica familiar tuvo que salir a trabajar. Era flaquito pero con voluntad de hierro, y ayudaba a su padre a cargar bolsas de carbón. Recién a los 17 años comenzó a estudiar dibujo, y rescató la metáfora de Tolstoi que decía “pinta tu aldea, y pintarás el mundo”. Así fue que retrató el barrio de La Boca con sus colores, sus barcos, el puerto y los hombres morrudos como su padre. Esto lo llevó a conquistar el mundo exponiendo sus obras en varios países. 

Para quien visitó o tiene intenciones de visitar el barrio de La Boca, esta imagen y otras similares se repiten en Caminito, en su propio museo y en el Estadio de Boca Jrs.

Saliendo de la estación Plaza Italia, y si te gusta la bici, podés recorrer los Bosques de Palermo sobre dos ruedas. O conocer la historia de Eva Duarte de Perón visitando su museo, o aprender sobre la cultura japonesa caminando por su hermoso jardín emplazado en el medio del Parque 3 de Febrero. Y para reponer todas las energías, nada mejor que una buena parrillada de lujo.

Hace tiempo me encontraba de viaje en el exterior y me preguntaron de dónde era. Respondí Argentina, y me contestaron “Argentina… mmm … ¿está en el sur de Italia?” Más allá de la anécdota, si en cambio nombro a Messi el mundo entero lo conoce. Es por eso que la estación José Hernández es especial para el turismo extranjero porque expone gigantografías en “Homenaje a Lionel Messi”. Hay frases como “La pulga inmensa”, “Hecho en Argentina”, y una vitrina que menciona los mejores adjetivos que puede tener un deportista: tenaz, luchador, bestia, valiente, humilde, mágico….. y sigue.

Llegué al final del recorrido, a la estación que más me gusta de esta Línea D: Congreso de Tucumán. De todos los murales cerámicos que poco me gustan, este tiene su excepción, y es la obra “La Reconquista de Buenos Aires” del artista Charles Fouqueray y realizado por Raúl de Francisco y su hijo Daniel de Francisco. El óleo sobre tela se encuentra en el Museo del Cabildo, y fue realizado cercano al centenario de la Independencia de nuestro país.

En la otra punta de la estación está el mural “Alegoría a la libertad” de Juan Danna. El tema de esta obra está relacionado con el nombre de la estación, con despertar la sensación de libertad como un estado interno que debemos conquistar cada día. La imagen del anciano DJ es la más clara del mural, que transmite ese sentimiento de “nunca es tarde para cumplir nuestros sueños”.

Volví contenta, muy contenta de estar un poco más cerca del arte y de la ciudad.

Deja un comentario