Nueva York – Midtown, la ciudad que nunca duerme

Midtown es la parte central de la ciudad y la zona estrella porque concentra todo: rascacielos, tiendas de compras, noche, teatros, museos, así como las mejores vistas panorámicas hacia el norte y sur de Nueva York, todo pasa por Midtown. Es el lugar donde difícilmente podamos disimular que somos turistas, porque en todo el recorrido y casi desnucados, nos pasamos mirando hacia arriba las torres que parecen infinitas.

NY - Midtown

Comenzamos el paseo en la Grand Central Terminal, que es la entrada y salida de Nueva York, donde convergen todas las líneas de subte y tren. Al momento de construirse era la terminal más grande del mundo, con 44 andenes y un edificio monumental con un hall central que tiene una altura de 38 metros y un cielo recreado con más de 2.500 estrellas.

NY - Grand Central Terminal

NY - Grand Central Terminal

NY - Grand Central Terminal

El reloj tiene precisión exacta, pero la cartelera del hall da 1 minuto de gracia para los viajeros que llegan con el último suspiro. El edificio luce como en su inauguración en 1913, y tiene restaurantes y un Apple Store para tener en cuenta.

NY - Grand Central Terminal

Seguimos camino al edificio de las Naciones Unidas y pasamos por el frente del edificio Chrysler, mi favorito. La decoración de la torre está basada en las tasas de los neumáticos que usaba Chrysler para sus autos de la época, y queda iluminada de noche en un tono anaranjado que atrapa y resalta desde cualquier terraza.

NY - Edificio Chrysler

Entre otros detalles del edificio, en cada esquina del piso 61 hay una gárgola con forma de águila. El edificio fue inaugurado el 27 de mayo de 1930, siendo el más alto del mundo por 11 meses, porque luego el Empire State le arrebató el título.

Llegamos a las Naciones Unidas (ONU), la sede principal de esta organización, que aunque esté ubicada en la ciudad de Nueva York, el territorio que ocupa es de carácter internacional.

NY - ONU

Vista desde el Crucero al atardecer.

Vista de la ONU desde el Crucero, al atardecer.

Como Europa estaba destruida por la Segunda Guerra Mundial, el mejor lugar que demostraba prosperidad era Nueva York. Fue inaugurado en 1952 con la finalidad de mantener la paz y seguridad internacionales. Actualmente casi todas las naciones forman parte de la ONU. Para su construcción participaron arquitectos de varios países, y se basaron en un proyecto del arquitecto suizo Le Corbusier, que fue el que hizo el proyecto de la casa de Victoria Ocampo en Palermo. Hay visitas guiadas en español, se sugiere obtener la entrada con anticipación y puede llevar más de dos horas la visita guiada. Una visita que sin dudas haría, en un hipotético segundo viaje a Nueva York.

Volvimos hacia Bryant Park. Se puede hacer por el mismo camino o improvisar uno paralelo, y como el día estaba a pleno sol, nos sentamos a descansar en las sillitas verdes de metal que lo caracterizan. Tomamos envión y visitamos la Biblioteca Pública de Nueva York que está en el mismo parque.

NY - Bryantt Park

NY - Bryantt Park

Hay que chequear la web del parque porque es un punto de encuentro entre los neoyorquinos muy importante, y allí se suelen realizar lecturas de libros al aire libre, representaciones de alguna selección de obras conocidas de Broadway, proyecciones de cine gratis. En invierno se convierte en una pista de patinaje gratuita, y se realiza la feria navideña.

Al lado del parque está la Biblioteca Pública de Nueva York, que es de acceso gratuito y obligatorio porque es un edificio hermoso. Antes de entrar es típico sacarse una foto con la pareja de leones de la entrada, conocidos como Paciencia y Fortaleza. Son impactantes el hall de entrada, los cuadros, y obviamente la cantidad de libros que aloja, la colección de mapas, y la cantidad de madera que revisten las paredes.

NY - Biblioteca Pública

Crédito: www.losmillibros.blogspot.com.ar

Crédito: www.losmillibros.blogspot.com.ar

NY - Biblioteca Pública

NY - Biblioteca Pública

Desde ahí tomamos la diagonal Broadway hasta Times Square. La visita nocturna la hicimos cuando fuimos a ver el espectáculo del Rey León. Pero de día también tiene su encanto, hay algunos locos dando vuelta, aunque no en la misma magnitud que por la noche. Dependiendo de la tolerancia que cada uno tenga de la «masa humana», Time Square puede ser el paraíso o el infierno.

NY - Time Square

No nos perdimos de ver la famosa bola de Time Square que cada 31 de diciembre a las medianoche cae en un viaje corto de 60 segundos marcando el comienzo de un nuevo año. Miles de personas se acercan al festejo, pero por lo que me contaron la zona está vallada, no se puede acceder con alimentos ni bebidas, y para conseguir un buen lugar hay que llegar temprano y quedarse ahí. Prefiero quedarme con la imagen de las películas o bien asistir al simulacro del día 29 de diciembre, para el que informan el horario en que será realizado.

NY - Time Square

NY - Time Square

Caminamos pocas cuadras para llegar a una zona «muy Nueva York», que es donde se encuentra el Rockefeller Center, un complejo de 19 edificios entre los que destaco Rockefeller Plaza, el Radio City Music Hall, y el edificio GE donde se encuentra el mirador Top of the Rock. Sobre este mirador haré otro post para poder explayarme un poco más sobre su origen y panorámicas.

Continuando con el paseo y después de estar un buen rato disfrutando de las vistas diurnas del mirador, no dejamos que el mediodía se nos escapara y fuimos al Five Guys más cercano.

Para la segunda parte del día pasamos por el Radio Music City Hall.  Fue construido en 1932 y es considerado el teatro más importante del país, por lo que se le dio el apodo de Showcase of the Nation (sitio de interés turístico de la Nación). Se puede visitar a través de un tour o bien asistiendo a alguno de sus espectáculos que son muy variados.

NY - Radio City Hall

Pasamos nuevamente por los pies del GE Rockefeller Center para ver el área de Rockefeller Plaza. Allí es donde se instala la pista de patinaje sobre hielo en los meses invernales de Nueva York, como también el árbol de navidad gigante. Nosotros vimos una plaza más veraniega y es muy llamativo ver que está rodeada por banderas de todos los países que pertenecen a la ONU.

Edificio GE donde se encuentra el mirador Top of the Rock, visto desde la Rockefeller Plaza.

Fuente de Prometeo

El siguiente lugar a visitar fue la Catedral de San Patricio. Frente a ella sobre la Quinta Avenida se encuentra la estatua de Atlas, una de las figuras más fotografiadas del complejo y hermano de Prometeo, también con su estatua en Rockefeller Plaza.

Entramos luego a la Catedral de San Patricio, que en ese momento tanto el exterior como el interior estaban tapados por andamios por tareas de mantenimiento. Así y todo lo poco que estaba al descubierto era increíblemente hermoso. Ubicada en la Quinta Avenida, es un símbolo de Nueva York. Es de estilo neogótico y la más grande de Norteamérica.

Fachada de la Catedral de San Patricio en restauración

Crédito: www.blogdenuevayork.es

Subimos por la Quinta Avenida entre las tiendas de lujo y no podía faltar otro edificio de Donald Trump con sus detalles dorados.

Llegando a la esquina sur-este del Central Park, entramos al local de Apple, cuya arquitectura es un ícono de la ciudad. Si bien es una tienda subterránea, el cubo de cristal es una fuente de luz natural durante el día.

A pocos metros visitamos la juguetería FAO Schwartz, que tuvieron cerrarla porque vencía el contrato de alquiler y para renovarlo debían pagar un alquiler aún mayor. Fue todo una sorpresa escuchar esa noticia, después de haber estado abiertos al publico durante 153 años. De todos modos están buscando una nueva locación para reabrir en el 2017. La juguetería tuvo participación en una de las escenas  más recordadas de la película «Quisiera ser grande» con Tom Hanks.

Es también la juguetería de la película «Mi pobre angelito 2» y frente a ella se encuentra el Hotel Plaza, que también fue lugar de filmación de la película.

Es un hotel de 5 estrellas que fue declarado Lugar de Interés Histórico Nacional, y sede elegida para firmar acuerdos económicos entre potencias mundiales. A lo largo de sus 109 años tuvo varios dueños como si fuera un trofeo inmobiliario, entre ellos Donald Trump que lo compró en 1988 y luego lo vendió.

Nos quedaba un poco más de tiempo antes de dar por terminado el día, y como no teníamos planeado ir a visitar específicamente la parte oeste del Central Park, aprovechamos para pasear por la parte sur del parque en dirección al oeste, para llegar al Lincoln Center.

The Pond, el lago sur del Central Park, con su puente de piedra escondido. #sinfiltros

A post shared by Mis Lugares Blog (@mislugaresblog) on

El Lincoln Center es LA institución cultural de Nueva York. Se pueden ver funciones de teatro, ballet, óperas, y conciertos de jazz. Sábados y domingos por la mañana se pueden conseguir tickets con descuentos para las funciones matutinas que no fueron vendidas. Pintoresco sería poder ir de noche para apreciar la iluminación del complejo, que según cuentan es impresionante. Si hay interés de asistir a alguna de sus obras, las bermudas y sandalias no están invitadas.

Suficiente caminata para un día, pero encantados con la magia de la ciudad.

2 pensamientos sobre “Nueva York – Midtown, la ciudad que nunca duerme

  1. Pingback: Nueva York - Mirador Top of the Rock - Mis Lugares

  2. Pingback: Nueva York - Itinerario - Mis Lugares

Deja un comentario