Nueva York – Crucero Circle Line

Después de un día muy cultural visitando los museos MET y MoMA, y aprovechando una tarde de cielo impecable, decidimos cortar nuestro último ticket del CityPass. Casi sin programar demasiado el horario, navegamos en el Crucero Circle Line alrededor de Manhattan, disfrutando del atardecer reflejado en los edificios, de las luces de la noche y de sentir que casi casi podía tocar la Estatua de la Libertad.

Como se ven en las fotos los barcos no son muy nuevos, pero para la finalidad de darle la vuelta a la isla están perfectos. Durante el viaje la voz en off relató algo en inglés que, distraída por el paisaje, no presté demasiada atención.

El crucero parte del puerto ubicado al Oeste de Manhattan, muelle 83 entre la calle 42nd St. y la avenida 12th Ave. Se puede ir caminando, aunque hay varias líneas de buses que llegan al lugar, medio de transporte que está incluido en la MetroCard.

La vuelta completa dura 1 hora 30 minutos, y las vistas son de Midtown y Lower Manhattan en ambas costas. Las estrellas en este recorrido fueron la Estatua de la Libertad, el edificio One World Trade Center, los Puente de Brooklyn y Manhattan, colándose entre los colores del atardecer.

Crédito: página oficial del crucero: www.circleline42.com

Así comenzó el paseo, navegando el Hudson River con toda nuestra atención puesta en el edificio One World Trade Center.

Así aparecía ella, la Estatua de la Libertad y su antorcha dorada, con sol de frente pero haciendo todos los esfuerzos para no sacarle la mirada.

La Estatua de la Libertad merece que le contemos su cuento. Este monumento cuyo nombre completo es la libertad iluminando el mundo, fue un regalo de Francia a Estados Unidos como signo de amistad entre ambos países, realizado en 1886 para conmemorar el centenario de la Declaración de la Independencia de los Estados Unidos. Es obra del escultor francés Frédéric Auguste Bartholdi, quien para la estructura interna convocó a otro genio, el ingeniero Gustave Eiffel. De las hipótesis más consideradas hasta ahora, determina que Bartholdi se inspiró en la cara de su madre para moldear la de la estatua.

Mientras que en Francia realizaban la escultura, en los Estados Unidos tenían que conseguir la isla y construir el pedestal sobre el que se apoyaría la estatua. Los problemas financieros aparecieron en ambos lados del Atlántico y el regalo llegó con casi 10 años de retraso. En Francia, en una Exposición Universal de París, exhibieron la cabeza a la que permitían subir por la escalera interna, mientras que en Filadelfia, donde se encontraba el brazo con la antorcha, hicieron lo mismo. Así el dinero recaudado fue destinado a la finalización de los trabajos. El monumento llegó a Nueva York el 17 de julio de 1886, desmantelada en 350 piezas, divididas en 214 cajas, y fue ensamblada en casi 4 meses sobre su nuevo pedestal. Fue finalmente inaugurada el 28 de octubre de ese mismo año. A partir de ese momento se convirtió en la primera referencia y faro de los inmigrantes europeos tras sus travesías por el Atlántico.

La estatua representa a una mujer en posición vertical, que parece caminar porque su pie derecho está levemente levantado (en fotos de perfil se puede ver). Sostiene una antorcha sobre su mano derecha, aunque una más nueva, recubierta con láminas de oro, reemplazó a la original al ser ésta corroída por el tiempo. En su mano izquierda sostiene la tabla con la inscripción JULY IV MDCCLXXVI (4 de Julio de 1776). Sobre su cabeza, la corona con siete puntas que representa a los siete continentes.

La altura de la estatua (sin el pedestal) es de 46 metros, y el monumento completo desde el suelo hasta la antorche tiene 93 metros. Originalmente no era color verde sino marrón oscura, pero después de 20 años comenzó a florecer el color actual, dado que la corrosión afloró sobre el cobre, por la tendencia de los metales de regresar a su estado original.

La libertad iluminando el mundo🗽Desde el Crucero Circle Line.

A post shared by Mis Lugares Blog (@mislugaresblog) on

 

La puntita de Manhattan, parece que los edificios se van a caer al agua.

Pasando la parte de Lower Manhattan comenzamos a navegar el East River, perfilándonos hacia el Puente de Brooklyn y buscando la imagen del Empire State que se comenzaba a ver a lo lejos.

Puente de Brooklyn

Puente de Manhattan

Vista al condado de Brooklyn

El edificio de la ONU

Ahí es donde viramos para regresar al puerto desde donde salimos. Ya se comenzaba a ver la puesta del sol y las panorámicas se veían diferentes.

Puente de Brooklyn, edificio One World Trade Center y el edificio Woolworth al fondo, con forma de catedral gótica. Fue el más alto del mundo hasta que se inauguró el Chrysler.

Battery Park, un poco más de cerca

Las luces se comenzaban a encender: las letras rojas del New Yorker y del Empire State

Un pensamiento sobre “Nueva York – Crucero Circle Line

  1. Pingback: Nueva York - Itinerario - Mis Lugares

Deja un comentario