Edimburgo – Un poco de historia

Edimburgo, capital de Escocia es el conjunto de dos ciudades muy distintivas, una Ciudad Vieja y medieval (Old Town) y una Ciudad Nueva (New Town) del siglo XVIII. Ambas separadas por un gran parque llamado Princes Street Gardens. Ese contraste pintoresco que hoy nos enamora de esta ciudad, es el resultado de una historia próspera y cruda a la vez.

Edimburgo - Calton Hill

La ciudad de Edimburgo nace prácticamente con la construcción de una fortaleza en el lugar donde hoy se encuentra su Castillo, por lo que es una buena manera de conocer la historia de la ciudad.

Edimburgo - Castillo

Se encuentra estratégicamente ubicado sobre un antiguo volcán extinguido llamado Castle Rock. Fue construido a finales del siglo XII por el rey escocés Malcom III. Su posición en altura, y con tres de sus lados naturalmente protegidos por acantilados escarpados, facilitaba la protección del castillo ya que quedaba un sólo lado por defender, su entrada principal. Ahí comienza la calle que dominó nuestra atención, es la Royal Mile que se extiende por 1.814,20 metros, dando lugar a la milla escocesa, y conectando en su final al Palacio de Holyrood House.  

Edimburgo - Holyrood House

Siendo el Castillo de Edimburgo el núcleo principal, esta ciudad emergente comenzó a desarrollarse hacia el este sobre el basamento rocoso del volcán. Así fue que levantaron edificios de 10 pisos, uno al lado del otro, y separados por pasillos que tomaron el nombre de close. Así Edimburgo se convirtió en la primera ciudad europea en tener los edificios más altos, pero fue también la más sucia y súper poblada. Muchos vivían de manera miserable, no podían comparar velas y la vida transcurría en absoluta oscuridad. Decían que se conocían entre todos no por cómo lucían sino por como olían.

Edimburgo - Close

Entre los siglos XVI y XVII se comenzó la construcción de Flodden Wall, la muralla que rodeaba la ciudad con la intención de protegerla del ataque de los ingleses. A esto se le sumaba el constante aumento de población por ello, la única forma de hacer crecer la ciudad era en altura en lugar de expandir los límites de la ciudad.

Esta época tuvo también sus consecuencias tristes para la ciudad, donde pasó de la prosperidad al hacinamiento de miles de personas, que sin condiciones higiénicas suficientes, se convirtió en un nido de infecciones, enfermedades, incendios, y plagas. De aquellas épocas se dice que al grito de “Gardy Loo” (agua va), la gente lanzaba por la ventana la basura y los excrementos, así como también utilizaban el Lago Norte (actuales Jardines de Princes Street) como vertedero de aguas residuales, y fuente de agua potable al mismo tiempo. Esta circunstancia de vida se ve ejemplificada en el tour por Mary King’s Close, un callejón subterráneo y de carácter privado. Las entradas para el tour en español, las compramos con anticipación por si había cupos limitados.

Edimburgo - Mary King's Close

Aunque el origen no está claro, los primeros impuestos aplicados al “agua de la vida” aparecieron en el siglo XV, más tarde se la conoció como Whisky, una de las bebidas nacionales de Escocia.

Edimburgo - Experiencia del Whisky

Para el siglo XVIII el inicio de la Ciudad Nueva (New Town) no se hizo esperar y en 1767 se iniciaron los planes para su construcción, siendo James Craig quien se hiciera cargo de la obra. Para ese entonces una nueva revolución en la arquitectura se hizo popular en toda Europa, y el estilo neoclásico vistió la nueva ciudad. Los británicos lo denominaron “Gerogian” en honor a la sucesión de los cuatro reyes. El estilo se basaba en la elegancia de la simetría y de la clásica ornamentación.

Edimburgo - Ciudad Nueva

Debido al pacto firmado entre Escocia e Inglaterra la muralla ya no era necesaria para proteger la ciudad, y hay lugares como este Pub que nos muestran dónde se ubicaban para muchos, las puertas (de la muralla) del fin del mundo.

Edimburgo - Ciudad Vieja

Esta ciudad nueva resultó ser muy atractiva para los pensadores de la época y fue el momento en que se desarrolló la Ilustración Escocesa, un movimiento cultural, intelectual y científico, de la mano de Adam Smith, David Hume, y muchas figuras más. Sus monumentos se encuentran sobre la Royal Mile y es el dedo gordo de David Hume el más visitado.

Edimburgo - Ciudad Vieja

Este movimiento traspasó la frontera de Escocia convirtiéndola en uno de los principales focos de Europa, y Edimburgo fue considerada la “Atenas del Norte”.

Edimburgo - Ciudad Vieja

Cuando la Ciudad Nueva fue terminada comenzaron a llegar inmigrantes irlandeses que huían de las hambrunas de Irlanda, y fueron ocupando viviendas de la ciudad vieja. Para el siglo XX se construyeron nuevos museos, centros comerciales y atracciones para el turismo cuyo mercado tuvo un auge fenomenal durante las últimas décadas del siglo XX.

El 11 de septiembre de 1997 fue una nueva era para Escocia gracias a la aprobación del referendum de ese año, que favorecía la creación de un nuevo Parlamento escocés, con sede en Edimburgo. De esta manera Escocia recuperaba el poder legislativo del pueblo escocés tras casi tres siglos de fusión con Inglaterra.

Edimburgo - Ciudad Vieja

En el referendum del 2014 se consultó a la población si Escocia debía ser un país independiente, y la mayoría votó en forma negativa. Los principales temas de debate trataban sobre la economía escocesa, el mantenimiento de la moneda (libra esterlina), la defensa de las Islas Británicas, las relaciones entre Escocia y sus vecinos.

En el referendum del 2016 también conocido como Brexit, se consultó a la población si debería el Reino Unido seguir siendo miembro de la Unión Europea (UE), y un resultado impensado se inclinó hacia la salida. Brexit es la unión de dos palabras: Britain (Gran Bretaña) y exit (salida), es decir la salida del Reino Unido de la Unidad Europea. En principio las consecuencias de no se parte de la UE impactarán sobre la economía, que quedará fuera de una zona de libre comercio (de bienes, personas y capitales). Vuelven las fronteras y la suba de impuestos. Espero que saquen algo bueno de esta decisión, porque también se les presentó a los ingleses un revuelo interno con los escoceses. Ellos dicen que es “democráticamente inaceptable”, que la mayoría de sus ciudadanos (el 62%) haya votado la permanencia y se vean arrastrados fuera de la UE contra su voluntad. Esto justificó la presentación de otro referendum para la independencia de Escocia de Inglaterra y es muy probable que esta vez tengan éxito.

Si bien la mantener la moneda es un tema fundamental para este tipo de economías, el guía nos comentaba que en Edimburgo hay tres casas que emiten moneda: el Royal Bank of Scotland, el Bank of Scotland y el Clydesdale Bank. Todas son aceptadas en Escocia aunque no siempre en Inglaterra. No debería pasar, pero nos aconsejaba que en caso de regresar a Londres, fuésemos a una de estas casas de cambio para tener moneda londinense.

Edimburgo - billete

Por último les cuento una curiosidad, aunque es sabido que es una tradición para los escoceses, y fue la de ver muchos hombres usando el Kilt, que es la pollera escocesa y tableada, su prenda más típica. Escuché que los hombres la siguen usando porque es una manera de demostrar su orgullo de ser escoceses y de mantener viva su cultura e historia. Es una manera también de diferenciarse de los ingleses, “primero son escoceses, segundo son escoceses y tercero son británicos”.

2 pensamientos sobre “Edimburgo – Un poco de historia

  1. Pingback: La Barranquilla-Dr. Jekyll, lujos, progreso y orden y la Mr. Hyde, impunidad , crímenes secuestros y y “casas de pique” – Pepecomenta

Deja un comentario