Madrid – El Barrio de las Letras

Cultura, tradición y vanguardia son tres conceptos que se funden en el área denominada como Barrio de las Letras. Es también conocido como el barrio de los comediantes o el barrio de las musas, porque durante el “Siglo de Oro” de los siglos XVI y XVII, teatros y actores se instalaron aquí, autores de comedia y escritores decidieron hacer lo mismo, por lo que se concentró en el barrio la vida literaria y teatral de la ciudad. Es un barrio de aspecto antiguo, bohemio y pintoresco para darse una vuelta y descubrir parte de ese legado histórico de versos y citas plasmadas sobre las mismas calles, y las placas sobre las paredes que recuerdan a famosos escritores.

Barrio de las Letras

Este paseo nos llevó 2 horas, y lo hicimos por la tarde después de visitar el Museo del Prado. A modo informativo, este museo conforma el triángulo de arte junto a los museos de la Reina Sofía y el Thyssen Bornemisza, todos ellos ubicados sobre el Paseo del Prado y que a si vez forman parte del Barrio de las Letras.

Desde el Museo del Prado, nos acercamos a conocer la Estación de Atocha, aprovechando su cercanía, por lo que la consideramos el punto de partida de este recorrido que comienza así:

Subimos por la Calle Atocha, calle larga que conecta la Plaza Mayor con la Estación de Atocha. En los siglos XVI y XVII el camino se llenó de conventos, asilos, hospitales y tabernas. Sobre la altura de Atocha 87, se encuentra la Sociedad Cervantina donde funcionaba la imprenta de Juan de la Cuesta, quien fue el primero en imprimir la obra del Don Quijote en 1605. En su muro exterior hay una placa en conmemoración.

A la altura de Atocha 62 y esquina con el Pasaje Dore doblamos a la izquierda, y en la próxima esquina con la calle de Santa Isabel encontramos el Cine DORE. Con poco más de 100 años de antigüedad, exhibe diariamente su programación cinematográfica referida a la Filmoteca Española. Su nombre se debe a las dos primeras notas musicales: Do y Re.

Cine DORE

Continuando por la calle de Santa Isabel, a unos 200 metros se corta con la Plaza Antón Martín y a nuestra derecha se destaca el Monumento a los cinco Abogados Laboralistas, que fueron asesinados en las cercanías de la plaza, en un brutal atentado durante la transición española.

Retomamos por la calle Magdalena hacia nuestra izquierda, y a unos 500 metros llegamos a la plaza más literaria de la ciudad, la Plaza Tirso de Molina. De forma triangular, está presidida por la estatua de Tirso de Molina, escritor español del siglo XVII. En esta zona vivieron personajes del mundo de la cultura y del arte como el escritor romántico Gustavo Adolfo Bécquer y su hermano Valeriano a mediados del siglo XIX. Hoy en día es considerada como una plaza céntrica por su proximidad con la Plaza Mayor, y son los domingos cuando se la ve repleta de gente por la gran cantidad de ofertas de ocio como bares, tiendas y restaurantes.

Tomamos la calle del Dr. Cortezo, cruzamos Atocha, luego la Plaza Jacinto Benavente y doblamos a la derecha para caminar los 200 metros de la calle Plaza del Ángel (luego llamada de las Huertas). Esta es para mí la parte más pintoresca del recorrido.

Pero antes de comenzar a caminar por la calle de las Huertas, hicimos un desvío de 100 metros hacia nuestra derecha por la calle San Sebastián, para ver desde afuera la Iglesia de San Sebastián frecuentada por literatos, actores y toreros. Alberga los restos mortales de Lope de Vega y aquí se casaron Gustavo Adolfo Bécquer (poeta y narrador español, su obra más célebre es la de Rimas y Leyendas), también se casó Mateo Sagasta (presidente del Consejo de Ministros de España). Aunque data del siglo XVI, fue totalmente reconstruida ya que fue uno de los principales objetivos y bombardeada durante la Guerra Civil.

Volvemos por nuestros pasos y retomamos el circuito en la calle de las Huertas. A paso lento continuamos caminando, mirando al suelo y al cielo para disfrutar de las citas que dejaron tan célebres escritores, y los balcones plagados de flores, pájaros e historia que dan vida a la calle que originalmente separaba la villa de los campos y huertas.

Calle de las Huertas

Barrio de las Letras

Al final de esta calle llegamos a la Plaza de la Platería Martínez. En el edificio que vimos allí se ubicaba en el siglo XVIII, la famosa platería creada por Carlos III como escuela de orfebres y para abastecimiento de la Casa Real.

Doblamos a la izquierda por el Paseo del Prado y en la siguiente cuadra nuevamente doblamos a la izquierda para recorrer la calle Lope de Vega. Luego de hacer 100 metros, sobre la calle de Jesús hay una variedad de lugares de tapeo tradicionales como Los Gatos, El Rábano, la Cervecería, La Fábrica, entre otros. Sobre esta misma calle pero del otro lado de Lope de Vega se ve la Basílica de Nuestro Padre Jesús de Medinacelli, también conocida como “Jesús el rico” y el “Señor de Madrid”. La imagen del Cristo en el interior es una de las más veneradas de la ciudad, y todos los viernes del año es visitado por miles de devotos. El primer viernes de Marzo tiene lugar su multitudinario besa pies, al que tradicionalmente asiste un miembro de la Real Familia Española para orar ante la imagen.

Continuamos por Lope de Vega número 18 donde se encuentra el Convento de las Trinitarias Descalzas, que tiene trascendencia porque aquí están sepultados los restos de Miguel de Cervantes, aunque no se sabe con certeza el lugar exacto, debido a la cantidad de reformas que se realizaron en el edificio. Aquí también fueron monjas de clausura una hija de Miguel de Cervantes y otra de Lope de Vega.

Convento de las Trinitarias Descalzas

Cuando llegamos al final de la calle, doblamos a la derecha por la calle León y la próxima es calle Cervantes que en el número 2 hay una placa conmemorativa de la estancia de Miguel de Cervantes. 

Sobre esta misma calle en el número 11, está la Casa Museo de Lope de Vega, escritor acaudalado y triunfador. A diferencia de Cervantes, Lope de Vega mantuvo su estabilidad en la misma casa de este mismo barrio durante los últimos 25 años de su vida. Era una típica casa de malicia de las que abundaron en el Siglo de Oro, pero su estructura fue transformada en los siglos posteriores. Para visitarla hay que hacer reserva previa por mail, y la entrada es gratuita. Nosotros al menos pudimos entrar a visitar el jardín.

"Mi casilla, mi quietud, mi güertecillo y estudio". Así define su casa Felix Lope de Vega

«Mi casilla, mi quietud, mi güertecillo y estudio». Así define su casa Felix Lope de Vega

Es así como este Barrio de las Letras se ríe de quienes le dieron vida, porque en la calle de Cervantes se encuentra la Casa de Lope de Vega y en la calle de Lope de Vega está sepultado Miguel de Cervantes.

Desde la Casa de Lope de Vega llegamos a la esquina para doblar en la calle San Agustín a nuestra izquierda hasta la Plaza de las Cortes, donde se encuentra el primer monumento que Madrid dedicó a Miguel de Cervantes (hoy hay cuatro en la ciudad). En frente el edificio donde se deciden las leyes de la Nación, el Congreso de los Diputados, construido en el siglo XIX sobre el solar del Convento del Espíritu Santo. De estilo neoclásico, su entrada está custodiada por dos leones hechos a partir de la fundición del hierro de los cañones capturados durante la Guerra de África. Uno es llamado Daoíz y el otro Velarde (como los héroes del 2 de Mayo) y rebautizados por el pueblo como Benavidez y Malospelos.

Congreso de los Diputados

Del otro lado de la plaza se encuentra el edificio de Plus Ultra, caracterizado por su reloj carrillón. Es del siglo XX de estilo clásico-francés, con un parecido al Hotel Palace ubicado al frente, siendo éste uno de los más lujosos y prestigiosos de la ciudad.

Edificio Plus Ultra

Su reloj fue inaugurado el 20 de diciembre de 1993, está ubicado en el primer piso y sobre la entrada principal. Está compuesto por 18 campanas de diferentes tamaños instaladas a ambos lados de las esferas del reloj y 5 figuras móviles de la época Goyesca. Ellas son el mismo pintor Francisco de Goya, el Rey Carlos III, la Duquesa de Alba, el torero Pedro Romero y una Manola. Las figuras miden 1,40 de alto y fueron diseñadas por el dibujante y humorista Antonio Mingote. Todos los días a las 12:00 del mediodía y a las 20:00hs, se abre el balcón mientras van saliendo los personajes. Cuenta con 500 melodías diferentes, que varían según los acontecimientos recientes o las fechas del calendario. Fue construido en la Real Fábrica Eijsbouts de Holanda, una de las más prestigiosas del mundo en fundición de campanas y fabricación de carrillones. Es el único que existe en España con figuras móviles.

Caminando por la calle del Prado para llegar a la Plaza Santa Ana, en el número 21 de esta misma calle se encuentra el Ateneo de Madrid en el que pasaron largas horas personajes ilustres de la ciudad, ganadores de Premios Nobel. Fue construido por Manuel Azaña, quien fue Presidente del Ateneo y Presidente de la República, y se dice que tiene un pasadizo que lo conecta con el Congreso de Diputados. Se puede visitar.

Finalizando este paseo llegamos a la Plaza Santa Ana, un centro de encuentro tanto de día como de noche, sus alrededores llenos de gente y cervecerías. Aquí están las estatuas que homenajean a Calderón de la Barca y Federico García Lorca, frente al monumento de este último sobre la calle del Príncipe, se encuentra el Teatro Español y sobre la calle Plaza Santa Ana está la centenaria Cervecería Alemana que tanto frecuentaba Hemingway.

Pero este paseo no podía darse por terminado, sin antes pasar por Casa Mira que lleva 160 años haciendo el mejor turrón de Madrid. Se venden al peso y entre los tradicionales que probamos están el turrón de maní y el turrón de almendras. Mi recomendación para el de maní es que después de pesarlo lo corten en porciones pequeñas porque es imposible hacerlo con un cuchillo común. La dirección de Casa Mira es San Jerónimo 30 a dos cuadras de la Plaza Santa Ana.

Casa Mira

El Barrio de las Letras se ve que a lo largo de los años sufrió una gran renovación. Hay tantos bares y restaurantes que ofrecen tanto comida tradicional como internacional. Esto sumado a sus callejuelas de citas literarias y el Paseo del Prado alrededor, lo convierten en uno de los sitios más paquetes de ciudad, haciendo que todo sea un conjunto interesante para pasear más de una vez. Linda Madrid!

En la sección de mapas interactivos de la web, podrán encontrar el recorrido que pertenece al Barrio de las Letras.

Un pensamiento sobre “Madrid – El Barrio de las Letras

  1. Pingback: Madrid - Itinerario - Mis Lugares

Deja un comentario