Barcelona – Un poco de historia

Podemos estar obsesionados con el jamón crudo y el vermut pero también es maravilloso todo lo que nos rodea cuando visitamos estas ciudades. Por eso es importante que, mientras disfrutamos de los beneficios de jamón crudo (que seguro los hay), interesarnos en leer algo de historia sobre esta enérgica ciudad de Barcelona.

Barcelona - Puerto

Para tentar a la lectura 🙂

Con un poco más de un millón y medio de habitantes Barcelona es la segunda ciudad más poblada de España y la décima de Europa. Debido a su ubicación como ciudad costera y limitada por montañas y ríos que desembocan en el mar, Barcelona es casi una ciudad sin suelo. Por ello su crecimiento no se trataba tanto de expandirse, sino de renovarse.

El Mar Mediterráneo es el elemento que dio origen a la ciudad, ya que por aquí llegaron pobladores e invasores, que en las últimas décadas se convirtieron en cruceros con turistas. Mucho de lo que Barcelona es llegó por el mar.

Barcelona - Puerto

La palabra Barcelona proviene de la palabra Barcino, así era su nombre cuando era colonia romana. Durante el siglo XV fue uno de los centros más importantes del Mediterráneo, y con el desarrollo industrial llegó a ser la primera ciudad de España. Al final del siglo XX y gracias a los Juegos Olímpicos de 1992, Barcelona dio un giro vertiginoso, y desde entonces no ha parado de cambiar.

Del período medieval se conservan varios edificios, especialmente las obras góticas que se encuentran en el Barrio Gótico, como así también las Atarazanas Reales. Estas últimas son un conjunto de naves góticas de uso civil, donde se construyeron las flotas reales de la Corona de Aragón. Hoy fueron convertidas en el Museo Marítimo y se encuentran al final de la Rambla, cerca del Puerto.

Para entender Barcelona hay que regresar al siglo XIX e imaginarse el bullir excitante de una gran ciudad industrial, y aunque cercada por murallas, pudo romper con ellas y traspasarlas para unirse a pueblos cercanos que hoy son barrios de Barcelona. Esta unión se hizo bajo el esquema de la cuadrícula de Idelfonso Cerdá, un ejemplo claro de urbanismo de alta calidad y visión de futuro. Uno de los elementos notorios del Plan Cerdá es la presencia de ochavas en todas las esquinas, aumentando la visibilidad de los automovilistas, aunque cuando fue aprobado en 1859 no existían los automóviles.

Barcelona - Ciudad

En el año 1888 Barcelona aprovechó la energía de la Exposición Universal para crecer y consolidarse, encargaron la urbanización del Parque de la Ciudadela. Hoy es uno de los lugares de ocio más vivos de la ciudad.

Barcelona - Parque de la Ciudadela

El crecimiento de Barcelona era imparable, y el éxito del modernismo termina siendo el nuevo estilo con el que se vestía la nueva Barcelona. La burguesía también se enamoró de este estilo y parecía que se armaba una competencia para tratar de destacar sus propios edificios del resto. La tendencia estaba en el uso de las curvas, la incorporación de la iconografía medieval, la idealización de la figura femenina, y la imaginación llevada a sus límites. El modernismo lo abarcaba todo, muebles, joyas, artes decorativas y sobre todo arquitectura. Entre todos los arquitectos del momento se encontraba Antonio Gaudí, quien desarrolló a través del modernismo un mundo propio que motivó la admiración de todos, y aunque hay legados suyos en otras poblaciones, su identidad está en Barcelona.

Barcelona - Casa Batlo Gaudi

Barcelona - Basilica Sagrada Familia

La Exposición Universal de 1929 impulsó a una nueva Barcelona, desarrollándose mayormente en las laderas de Montjuic. Ahí se levantaron edificios importantes, hoy uno de ellos alberga el Museo Nacional de Arte de Cataluña, donde se encuentra la mayor colección de arte románico del mundo.

Si Barcelona nació en una fecha indeterminada, su renacimiento reciente tiene una  fecha concreta que es el 7 de julio de 1992 cuando se encendió el pebetero olímpico. Así quedó demostrando que Barcelona era capaz de organizar los mejores Juegos Olímpicos de la era moderna y el espíritu olímpico impregnó hasta el último rincón de la ciudad. Además del éxito en la organización del evento, la ciudad lo aprovechó para cambiar sustancialmente. Como la actividad olímpica estaba dividida en cuatro secciones, tuvieron que conectar cada una con rutas. Además se modificaron el alcantarillado, el alumbrado y las comunicaciones. Acostumbrada la ciudad a darle la espalda al mar, dio un giro de 180 grados y se reconcilió con el Mediterráneo realizando por él paseos y recuperando sus playas.

Cuando leía sobre Barcelona y estando ahí mismo, se me venía a la mente la canción interpretada por Freddie Mercury y la cantante de ópera catalana Montserrat Caballé, en su versión dedicada a los Juegos Olímpicos de 1992. Imposible de olvidar.

Si bien Barcelona cuenta con unos 50 museos, uno de los 5 más visitados es el del Fútbol Club  Barcelona.

El Museo Picasso contiene la colección más completa del mundo de las obras de la juventud de Picasso. Se dice que a los 17 años pintaba como Diego Velázquez, y a los 50 Picasso pintaba como Picasso, ya con su inconfundible estilo. El museo se compone de 5 grandes palacios estilo Gótico Catalán a lo largo de los cuales se muestran sus obras en forma cronológica. Entre las obras más destacadas se encuentran: “Hombre con boina”, “Retrato de la tía Pepa”, “Ciencia y caridad”, “El diván”, “La mujer de la cofia”, “El abrazo”, “Las Meninas”.

Ahora sí, a visitar Barcelona!

Barcelona - Puerto

Un pensamiento sobre “Barcelona – Un poco de historia

  1. Pingback: Barcelona - Itinerario - Mis Lugares

Deja un comentario