Camino al distrito de los Teatros

Conocer el Teatro Colón y su historia es tan importante como presenciar algunas de sus obras tanto teatrales como musicales. Cuando estés sobre la avenida Corrientes, te vas a dar cuenta por qué le dicen «la calle que nunca duerme». Alrededor de este distrito de teatros hay plazas que homenajean a personajes de nuestra historia, pero donde también tuvieron sus viviendas. Terminando este paseo con el ícono de la ciudad y punto de referencia para todos los argentinos. 

Me imagino que para un turista extranjero ver una ciudad como Buenos Aires en pleno movimiento debe tener su encanto, es observar cómo viven los locales. En cambio yo como turista local prefiero escaparle a la masa humana y disfrutar las mañanas frescas. Con esto quiero decirles que para llegar a esta parte del microcentro madrugué, y a las 10:00hs ya tenía mi entrada en mano para la visita guiada del reconocido Teatro Colón.

  • Dirección: Delimitado por las calles Cerrito, Tucumán, Libertad, Arturo Toscanini, San Nicolás.
  • Patrimonio: Monumento Histórico Nacional desde el 20 de Noviembre de 1989
  • Visitas guiadas: Todos los días
  • Tarifas (Julio 2015): Residentes con DNI $60 y Jubilados residentes con DNI $30 sólo los días LUNES.
  • Mas información: www.teatrocolon.org.ar

BA - Teatro Colon

Se encuentra rodeado por las calles Cerrito, Viamonte, Tucumán y Libertad. Su entrada principal se ubica sobre Libertad y no sobre Cerrito como muchos creíamos, ya que cuando el teatro fue construido, la Av. 9 de Julio todavía no se había abierto. Se dice que cuando comenzaron las excavaciones para la construcción del teatro encontraron el acta de fundación de la antigua Estación del Parque desde donde partió la locomotora La Porteña en 1857.

Tres fueron los arquitectos que aportaron sus criterios para la construcción y decoración del teatro, dándole así un estilo ecléctico. El primero y a quien se le asignó el proyecto fue al italiano Francesco Tamburini en 1880; quien pudo recién en 1890 comenzar con la obra. El arquitecto muere al año siguiente, lo sucede su socio Vittorio Meano (autor del Congreso Argentino), avanza con la obra hasta 1894 pero luego algunas crisis financieras hacen que el proyecto se vea paralizado. En 1904 Meano es asesinado en su casa y lo sucede el belga Jules Dormal quien termina la obra. La construcción del edificio llevó alrededor de 20 años, la intención era inaugurarlo el 12 de octubre de 1892 conmemorando el cuarto centenario del descubrimiento de América, pero no pudo ser. Fue inaugurado el 25 de mayo de 1908, con la primera función en la sala principal del teatro a cargo de la Gran Compañía Lírica Italiana con la Ópera de Aída de Giuseppe Verdi.

En las esquinas del techo del Salón de los Bustos se observan símbolos de la Masonería como triángulos musicales, trompetas y partituras. Otra muestra de la presencia de esta institución, es el busto de Mozart colocado por los arquitectos, sobre la puerta que de ingreso al Salón Principal.

En la construcción y distribución del Salón Principal se puede ver cómo se ubicaban a los distintos estratos sociales según su situación y condición. Por ejemplo: En los laterales del salón y debajo del nivel de la platea se ven los “palquitos con reja” (según los llamaba el Arquitecto Meano) reservados para quienes guardaban luto o no querían ser vistos.  A los costados del escenario se ubican los palcos del Presidente y Jefe de Gobierno de la Ciudad, con capacidad para 20 personas, cuenta con sala de estar, recibidor y toilette. Sin embargo, estos palcos no tienen la mejor vista. El mejor lugar está reservado para el palco de los Diplomáticos ubicado en el centro y al frente del escenario.

BA - Teatro Colon

Las lamparitas de los palcos: Desde abajo hacia arriba, la cantidad de lamparitas en los apliques van disminuyendo, eso significaba que a menor cantidad de lamparitas, más económica era la entrada.

 BA - Teatro Colon

El salón tiene forma de herradura y su capacidad es de 2.478 localidades. La cúpula del teatro fue originalmente pintada por el francés Marcel Jambón, pero en el verano de 1930 se dañó con filtraciones de humedad después de un baile de carnaval. Fue un día muy caluroso por lo que se les ocurrió colocar barras de hielo sobre la bóveda del edificio para que el agua helada enfriara los radiadores. Pocos días después las pinturas de la cúpula comenzaron a agrietarse y se perdieron para siempre. Durante más de treinta años ese espacio estuvo pintado de ocre. Hasta que por sugerencia de Manuel Mujica Laínez, la cúpula se volvió a pintar por Raúl Soldi en 1966.

Saliendo del Teatro Colón por la entrada principal de la calle Libertad, visitamos la Plaza Lavalle.  Conocida por los Tribunales y la zona de teatros que la rodea como el Colón y el Cervantes. Son tres manzanas y recibe su nombre en memoria al General Juan Lavalle (militar y político argentino, tuvo una figura destacada en la Guerra de la Independencia de la Argentina, y fue cuestionado por haber fusilado a Manuel Dorrego.) En el lugar que hoy ocupa la manzana norte de la plaza, se levantaba el Palacio Miró mansión donde vivió la familia de Dorrego. Luego de la muerte del General Dorrego y levantada la columna en memoria de Lavalle, la familia de Dorrego decide tapiar las ventanas para evitar la visión al monumento. El Palacio Miró fue derribado en 1937 y el monumento aún sigue en pie. Se ubica en la manzana central de la plaza.

Se destacan en la manzana sur el monumento en homenaje al Ballet Nacional (en memoria a los nueve integrantes del Ballet Estable del Teatro Colón que fallecieron en el accidente aéreo de 1971).

BA - Plaza Lavalle

En frente se levanta imponente el edificio del Palacio de Justicia de la Nación, Sede de la Corte Suprema y otros tribunales menores.

BA - Palacio de Justicia

Al lado del Palacio de Justicia está el Mirador Massué, edificio al que nunca le había prestado atención y fue una sorpresa cuando lo miré en «modo turista». En el primer balcón y en el remate de la torre se ve la aplicación del art nouveau, caracterizado por el uso de ornamentos con formas de flores y naturaleza. Pasó el tiempo y otros dueños lo adquirieron para demolerlo y levantar un edificio de oficinas, pero gracias a que hubo un sector de la sociedad que se opuso, decidieron conservar la torre, y es así cómo hoy se ve la combinación de lo moderno con la fachada vidriada y la torre original.

BA - Mirador Massue

En la esquina opuesta al Mirador Massué, es decir en las calles Libertad y Av. Córdoba se encuentra el Teatro Nacional Cervantes. Fue inaugurado el 5 de septiembre de 1921 cumpliendo el sueño de dueña la actriz española María Guerrero, quien junto a su esposo invirtieron toda su fortuna para construirlo. Como no tenían muchos recursos para terminarlo, lograron convencer al Rey de España Alfonso XIII para que enviara elementos artísticos como: azulejos, pisos, puertas para los palcos, butacas, espejos, bancos, rejas, herrajes, lámparas, pinturas al fresco para el techo del teatro, cortinados, el telón. Fueron muchas las ciudades españolas que aportaron estos elementos. Asimismo, prestigiosos círculos sociales porteños aportaron ayuda material al teatro. Terminó como teatro Nacional y ya saben por qué la sala principal que se llama María Guerrero.

BA - Teatro Cervantes

La seguidilla de teatros continúa en la Avenida Corrientes que nace en el Barrio de Puerto Madero y finaliza en el de Chacarita. Su nombre fue dado en homenaje a la primera ciudad argentina de Corrientes que apoyó la Revolución de Mayo.

Es uno de los ejes principales de la Ciudad de Buenos Aires y se la conoce como “La Calle que nunca duerme”, debido a que entre las calles Esmeralda y Av. Callao se encuentran la mayor cantidad de librerías, teatros, pizzerías y bares notables. En ellos vivió el Tango interpretado por grandes orquestas y cantores, como ídolo popular Carlos Gardel.  Por debajo, de la avenida y en todo su trayecto, la recorre la línea B del Subterráneo.

De los teatros más nombrados: Teatro Gran Rex (construido por el mismo arquitecto que realizó el Obelisco, Alberto Prebisch. Es el teatro de los grandes espectáculos musicales), Teatro Ópera, Teatro Broadway, Teatro General San Martín (suelen ofrecer visitas guiadas, pero durante el 2015 estarán suspendidas por la remodelación de sus salas), Teatro Lola MembrivesTeatro Astral, Paseo La Plaza (lugar que me encanta en Av. Corrientes 1660 – Variada cartelera para tener en cuenta y disfrutar las noches de Buenos Aires. Además el Paseo cuenta con una galería y locales con venta de accesorios), y hay muchos más.

En los últimos años del siglo XIX la calle Corrientes era angosta, empedrada y tenía un tendido de rieles por los que circulaban los tranvías tirados a caballo de la empresa La Capital, y que luego fuera reemplazada por la empresa Lacroze con sus coches a cielo abierto y largos bancos de madera. En 1936 con el cuarto centenario de la fundación de la ciudad de Buenos Aires, se inauguró el ensanche de la calle Corrientes convirtiéndola en Avenida.

Un símbolo como la calle Corrientes nos lleva a otro gran símbolo e ícono de Buenos Aires, un equivalente a la Torre Eiffel de París. Es el Obeliscoinaugurado el 23 de mayo de 1936 con motivo de conmemorar el cuarto centenario de la primera fundación de la Ciudad de Buenos Aires por Pedro de Mendoza (esto fue el 3 de febrero de 1536). En ese momento se buscaba tener un símbolo que representara a la Capital de la Nación. Para ello se le encargó al arquitecto Alberto Prebisch la construcción del Obelisco, cuya obra finalizaría en tan sólo 60 días y sería emplazado en la Plaza de la República, cuyo objetivo era organizar el tránsito. Casi en forma paralela se inaugura la Av. 9 de Julio (su nombre es en homenaje a la Declaración de la Independencia el 9 de Julio de 1816).

BA - Obelisco

La línea del Subte B ya había sido construida, lo que facilitó la colocación de los cimientos del monumento sobre los túneles. Al día siguiente de realizarse su inauguración, se desprendieron las lajas que lo cubrían, por lo que decidieron quitarlas todas y revocarlo tal como luce hoy. Su altura es de 67.5 metros, tiene una puerta de entrada

¿Qué dicen las caras del Obelisco? El lado norte recuerda la primera vez que la Bandera Nacional es izada en la Iglesia de San Nicolás de Bari; el lado oeste recuerda la Federalización de la Ciudad de Buenos Aires en 1880; las caras este y sur recuerdan la primera y segunda Fundación de Buenos Aires respectivamente.

Todo tiene su historia y transformación y la Plaza de la República, donde se encuentra el Obelisco, también cuenta su cuento. En ese lugar se erigía la Iglesia San Nicolás de Bari. Fue la primera iglesia colonial donde se izó por primera vez la Bandera Argentina. En esa iglesia fueron bautizados personalidades como Mariano Moreno, Bartolomé Mitre y Manuel Dorrego. Demuelen la Iglesia cuando construyen el Obelisco y abren la Avenida 9 de Julio. Esta plazoleta o rotonda que rodea al Obelisco, sufrió varias remodelaciones. Fue redonda, ovalada, y rectangular con los extremos redondeados. Se exhiben sobre el césped, los escudos de las Provincias Argentinas. 

BA - Plaza de la Republica

Desde esta plaza y mejor aún desde la calle Carlos Pellegrini, hay una casita con una vista privilegiada a la Av. 9 de Julio y es el famoso Chalecito. Resulta que el Sr. Rafael Díaz Ruiz propietario de Muebles Díaz, tenía un edificio sobre la calle Sarmiento 1113, de siete pisos, donde en cada uno de ellos exhibía muebles de diferentes estilos; así logró convertirse en el Showroom más importante de América Latina en su tipo.

BA - Chalecito

Díaz estaba encantado con un chalet que había visto en Mar del Plata, entonces lo reprodujo en la terraza de su edificio con motivo de dormir la siesta allí para evitar el viaje ida y vuelta a Banfield que era donde vivía.  Claro que en esa época esa era una zona tranquila donde se podía dormir la siesta… hasta que ensancharon la Av. 9 de Julio y todo cambió. El lugar se convirtió en un importante recurso de marketing, pasó de ser conocido como el negocio de Muebles Díaz a “La Mueblería del Chalecito”.  Don Rafael (que no era lento ni perezoso) instaló allí las antenas para su propia radio  llamada “LOK Radio Muebles Díaz”, que utilizaba para pasar los comerciales de su propio negocio y música.  Luego la transmisora fue vendida para convertirse en Radio Rivadavia.

Cuando Rafael Díaz Ruiz fallece en la década del ’60, la mueblería deja de funcionar y son sus herederas quienes ocupan el chalecito como oficina para la administración de consorcios.

Si te interesó la historia de estos sitios, te invito a conocer el paseo que los incluye en Visitando el Obelisco y sus alrededores por la avenida Corrientes.

4 pensamientos sobre “Camino al distrito de los Teatros

  1. Pingback: Visitando el Obelisco y la avenida Corrientes

  2. Pingback: Visitando el Obelisco y la avenida Corrientes

  3. Pingback: Panorámica Buenos Aires - Mirador de la Galería Güemes - Mis Lugares

  4. Pingback: Ciudad de Buenos Aires subterránea - Línea D - Mis Lugares

Deja un comentario